Hay 2700 especies amenazadas por deforestación en Colombia

Noticia tomada de periódico El Colombiano.

Cerca de 2700 especies de plantas y animales están en peligro en el país por la deforestación creciente en regiones que son conocidos focos de pérdida acelerada de selva, reportó el Instituto Humboldt, aunque podrían ser muchas más debido a la carencia de suficiente información.

Esos núcleos de deforestación señalados por el Ideam la semana pasada se concentran en la Amazonia occidental (Caquetá, Guaviare y Meta), el Catatumbo (Norte de Santander), la región de Paramillo (Córdoba) y en el Chocó, áreas que reúnen alta diversidad de especies de flora y fauna

Los expertos generaron una lista preliminar de especies de flora y fauna con alta probabilidad de presencia en ellas a partir de herramientas de información y algunos sistemas administrados por el Humboldt.

En esas zonas se encuentran al menos, 2.697 especies, de ellas 503 son animales y 2194 plantas.

El Instituto advirtió que los estimativos del número de especies amenazadas son conservadores pues se carece de más información o exploraciones suficientes sobre toda la diversidad que albergan.

Entre las casi 2.700 especies de flora y fauna con datos, dentro de las que se incluyen algunas emblemáticas, 31 se reconocen en vía de extinción; de ellas, 5 están en la categoría Peligro Crítico (CR), 6 en Peligro (EN) y 20 Vulnerables (VU).

Además, reportó que los núcleos de deforestación “coinciden con la distribución limitada a nivel mundial de nueve especies de animales y 106 endémicas de Colombia.

La situación, alertó, es preocupante y crítica en Meta y Chocó, porque concentran un mayor número de especies únicas, 16 y 81 respectivamente.

Entre las especies de plantas preocupan aquellas que, además de tener distribuciones pequeñas y baja densidad poblacional, son árboles maderables que constituyen el bosque, como el abarco (Cariniana pyriformis), el almendro (Dipteryx oleífera), los laureles almanegra (Magnolia spp.), el comino (Aniba perutilis) y los cedros (Cedrela spp.).

En los núcleos de deforestación de la Amazonia occidental (Caquetá, Guaviare y occidente del Meta), el Instituto destaca como vulnerables unas especies de anfibios, entre ellos, las ranas arborícola (Boana nympha) y la venenosa (Ameerega hahneli), que dependen de cobertura boscosa.

Entre los mamíferos la situación más crítica la presentan los primates tití del Caquetá (Callicebus caquetensis), “descritos recientemente y restringidos a una pequeña zona de esta región, y el mono churuco colombiano (Lagothrix lugens)”.

En el núcleo que afecta las estribaciones del Parque Nacional Natural Paramillo, en el sur de Córdoba, preocupan las ranas marsupial (Hemiphractus fasciatus) y rana de cristal (Nymphargus chami).

En el grupo de las aves más afectadas en el sur de Córdoba podrían estar el paujil piquiazul (Crax alberti), “que registra bajas densidades poblacionales y una distribución cada vez más reducida; le siguen las grandes rapaces, águila arpía (Harpia harpyja) y crestada (Morphnus guianensis), y la guacamaya verde (Ara ambiguus)”.

El Humboldt dijo además que un gran mamífero en peligro por la pérdida de hábitat y la cacería localizada desde el sur de Córdoba y toda la selva del Pacífico es la danta o tapir (Tapirus bairdii); mas el tití cabeciblanco (Saguinus oedipus) es tal vez el mamífero más emblemático y en peligro crítico por la pérdida de bosque en su área de distribución –Urabá y el sur de Córdoba– y el tráfico de fauna.

Entre las plantas, y por fuera de los árboles maderables, la situación puede ser crítica para la palma Reinhardtia koschnyana.

 RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ