Ciudadanos evalúan gestión de alcaldes del Valle de Aburrá en encuesta de EL COLOMBIANO

Fuente: periódico El Colombiano

En el radar de los ciudadanos del Valle de Aburrá está la sensación generalizada de optimismo, a pesar de que los indicadores de percepción en empleo, economía, salud y educación no los favorecen de acuerdo con las calificaciones de los habitantes.

Así se desprende del análisis de los resultados de la Gran Encuesta Metropolitana, realizada por la firma Invamer para EL COLOMBIANO, en la que por quinto año consecutivo se mide la aprobación de la gestión de los diez alcaldes.

Aunque cada municipio tiene prioridades en su agenda local, para Martín Orozco, gerente de Invamer, en la generalidad de la encuesta el 52 % de los habitantes del Valle de Aburrá siente que las cosas van mejorando, el 23 % considera que están empeorando, mientras que para el 20 % están igual. Este porcentaje sale de promediar los resultados de las localidades.

Del mismo modo, se destaca que el 82 % de los ciudadanos califica de forma positiva la gestión de los alcaldes al promediarlos. “Y eso es positivo porque cuando esta misma pregunta se hace en el Gallup Poll -que mide las cinco principales capitales del país- el resultado es cercano al 50 %. Lo que quiero decir es que 6 de los 10 alcaldes tienen más aprobación que desaprobación”, señala Orozco.

Esos seis municipios son Medellín (92 %), Envigado (92%), Itagüí (81 %), La Estrella (80 %), Sabaneta (75 %) y Girardota (58 %). Mientras que en Bello, la opinión está más dividida: 48 % aprueba y el 43 % no.

Los casos más críticos, según la encuesta, son Barbosa donde el 51 % no comparte la gestión frente a un 37 % que sí; Copacabana que lo descalifica el 53 % y lo aprueba el 37 % y Caldas, que es hoy el más negativo, con un 69 % de desfavorabilidad y solo un 27 % de aprobación.

Cada caso en particular

Al revisar particularidades en el estudio, entre más grande es el municipio más complejo lo que se evalúa. Por ejemplo, en Medellín, la atención está concentrada en seguridad, siendo el ítem con mayor aprobación, pero también el más castigado (42 % vs. 16 %).

“En tanto, en los municipios con menor población, los asuntos se centran más en la evaluación de aquello que representa bienestar directo como recreación, deportes y educación”, tal como es el caso de Bello, Caldas, Copacabana y Girardota.

En todos los municipios hay una constante: la desaprobación supera la aprobación en la gestión del empleo y atención en salud. En este último aspecto, solo Sabaneta tiene mejor nota, superando por dos puntos lo negativo.

No obstante, el empleo y la salud responden en gran medida a políticas del orden nacional en la que los alcaldes, en muchos casos, no tienen la solución a la mano porque son asuntos estructurales, según el analista Diego Corrales.

Si nos vamos a las notas de la gestión, Orozco afirma que, en general, aquel que saque por debajo de 4 “no está bien”. En esa evaluación incide, en gran medida, las expectativas que cada quien tuvo al elegir al mandatario y qué tanto ha cumplido.

Y faltando 15 meses para finalizar la gestión, Corrales afirma que “este último año es determinante, pues es el momento para consolidar resultados, inaugurar obras y dejar proyectos andando, pero sobre todo, de definir cuál será su legado, sello e impronta para la historia local”.